miércoles, 15 de agosto de 2012

Capitulo 1

*Mark*

Era la noche mas oscura que recordaba, sin duda. El cielo lucia igual de espléndido que siempre, con las mismas estrellas, colocadas en su lugar como si un niño hubiera dibujado motitas en el cielo. No habia desaparecido ni una, desde la noche anterior, cuando las estuve observando. Ese era uno me mis hobbies, aun que lo mantenía en secreto. Mirar las estrellas me producía una sensación indescriptible. Conocía todas y cada una de las constelaciones. Aun que sin duda lo que mas me gustaba mirar era la Luna. Pero aquella noche no lucia serena, hermosa sobre el firmamento como lo hacia casi a diario. Aquella noche era mas oscura por la ausencia de la Luna, pero algo dentro de mi, tal vez una corazonada, o mi instinto, decía que no era solo la falta de esta la que producía la opacidad de la noche, algo turbio estaba pasando y no estaba en mis manos la razón o la solución.

*Mark cariño, ¿te pasa algo? Estas ausente*

La voz de mi madre me saco de mis pensamientos. Aparte la mirada de la ventanilla del coche y la mire *¿como?*. Mi madre se rio ante mi ausencia. Pero no dijo nada mas, continuo con la vista fija en la carretera. Note unos suaves toquecitos en mi espalda, pero no me moleste en girarme. Cuanto mas los ignoraba mas irritantes se hacían hasta que tuve que girarme.

*¡¡¡¡¡Charlie!!!!! ¿Quieres estar quieta?*

La reacción de mi hermana fue una sonara pedorreta seguida de una carcajada. Su pasatiempo favorito era sacarme de mis casillas, irritarme has tal punto que perdiera los estribos, molestarme. Y para mi desgracia se le daba muy bien hacerlo. Se volvió a colocar bien en su silla, y me dedico una extensa sonrisa de complicidad ante mi cara de molestia, eso le producía placer. Pero habia una persona capaz de duplicar la irritante presencia de mi pequeña hermana, una persona que me hacia rabiar sin querer hacerlo, ese era su don natural. He igualmente ella no me soportaba a mi. Pero por alguna extraña razón, tal vez una fuerza misteriosa, hacia que viniera a mi casa día si día tambien. Su escusa era que queria ver a mis hermanos, pero en cuanto me daba la vuelta se lanzaba miradas asesinas con Charlie. Esa persona, a la que tanto me gustaba mirar por las noches y a la que tanto detestaba por el día.

Mi madre finalmente freno el coche. Habíamos llegado al centro comercial. Aquella misma tarde, cuando mi madre nos vio a mis hermanos y a mi tirados en el sofá viendo la tele nos hizo arreglarnos y dijo que nos llevaría a cenar. Aun que Laura tubo el derecho de quedarse en casa *Tengo que estudiar para el examen del Lunes* Agrego en su defensa, pero aquella frase llevaba un mensaje oculto. Laura nunca a querido saber nada de nosotros, piensa que somos unos bichos raros. Se encierra en su habitación y solo sale a comer o al baño. Pocas veces la he visto en el salón viendo la tele, o descansando en el patio. Siempre nos dice *No quiero saber nada de vuestras movidas, por que siempre acabo yo en líos por encubriros.... Mark, ya sabes que no quiero que Charlie y Lucas terminen en un laboratorio, pero no me voy a arriesgar tampoco. Si ponen su vida en peligro, no es mi asunto* Y luego me cierra la puerta en las narices, ese es el mayor contacto que he llegado a tener con mi hermana mayor.

Mi madre quito la llave del contacto y se bajo del coche. Se habia puesto muy elegante para acabar comiendo un par de hamburguesas. Por que después de todo, que mas se podia permitir una madre soltera con cuatro hijos. Después de desperezarse abrió la puerta trasera del coche y desabrocho a mis hermanos para que bajaran. Yo lo hice antes de que alguno de ellos me siguiera, cruce corriendo las puertas de entrada al centro comercial y me avié por las escaleras mecánicas. Pero era muy tarde, con un ligero *plop* Charlie apareció sentada sobre el posa brazos de la cinta transportadora. Desde el primer instante fijo su vista en mi, y me sonrió con su malévola astucia.

*No puedo evitar el notarte "raro" hermanito.... Dime, ¿Que pasa por tu cabeza?*

*Primero-Exclame desafiándola con la mirada- Eso no es de tu incumbencia- Le di un toquecito con la nariz, pero esta no cambio su malvada expresión- Y segundo, no es de tu incunbencia-Repeti, dándole otro toque en la nariz- ¿Entendido?

*Hermano,hermano,hermano..... Comprendo por lo que estas pasando, el amor es un tema, ¿como definirlo? Emmmm, espinoso, tan delicado y hermoso como la mas bella de las rosas, pero debes recordar, que toda rosa tiene sus espinas....*

*Si, las espinas de mi rosa se llaman "Charlie Parker"*

*Vamos, no sean rencoroso, el pasado es pasado, tienes que vivir el presente y pensar en el futuro*

*Es fácil plantearlo asi, pero no es fácil olvidarse de tres-años-de-tortura.... ¿Si?*

*Asi no vas a llegar a ningún sitio querido hermanito*

*Perdona que te diga que confío totalmente en mis credenciales, al contrario que tu claro. Ya he podido notar que te has escrito tu propias reglas y solo juegas a esto basándote en ellas ¿verdad? Puede que para los demás seas una niña adorable, pero yo te tengo mas que calada Charlie, y créeme si te digo que no me voy a dejar vencer...... Ademas, puede que me eche alguna risa por el camino. Por cierto, ya hemos llegado*

*¿Que quieres...*

No le dio tiempo a terminar la frase ya que las escaleras habían terminado su recorrido y con ellas el de la barandilla, lo que provocó la cómica caída de mi hermana desde esta. No lloro como hubiera sido lo típico en un niño de su edad, o al menos no desde el primer momento. Primero se dio el gusto de deletrearme *Venganza* bien claro para que le leyese los labios desde mi posición, y luego se puso a berrear a moco tendido justo cuando mama apareció con Lucas en brazos, con las lagrimas mas falsas que habia visto en mi vida. Y como siempre mi madre picó el anzuelo.

--Pero hagamos un pequeño salto en este relato. Lo que verdaderamente me importa no es como sean mis hermanas, o como me lleve con mi vecina. Lo que en realidad me importa es lo que ocurrió horas después de nuestra llegada al centro comercial--

Le pedí a mi madre que me dejara salir a la calle un momento con el pretexto de que no me habia sentado bien la comida y queria tomar el aire fresco. Lo primero que hice fue buscar un lugar cómodo donde sentarme entre los coches. Habia salido al aparcamiento exterior. La noche seguía igual de inquietante. Busque a la Luna pero seguía sin aparecer, su ausencia me causaba un vacio extraño. Encontré un pequeño muro al final del aparcamiento y me tumbe en el, estaba frio, pero me daba igual. Un extraño sentimiento me embargo desde el primer instante que pise el aparcamiento, una extraña sensación que me decía a gritos que algo iba mal, que mi lugar estaba en casa y no aqui. Pero no quise hacer caso a mi instinto, ese que pretendía no fallar. Nadie es perfecto.

No puede evitar el levantarme de golpe cuando un terrible olor llego a mi. Era como si hubieran dejado pudrir los desperdicios de todo un mes, me tape la nariz con la mano, pero era tal la intensidad del nauseabundo olor que se podia hasta saborear. Y no era un plato de agrado precisamente. Salte del muro con sumo sigilo y me abrí paso entre los coches del aparcamiento que permanecían quietos, como si fueran las lapidas de un cementerio. La oscuridad no estaba a mi favor esa vez, si verdaderamente algo pasaba no podría saber si se estaba acercando a mi. 

Volví a coger otra bocanada de aire, que me produjo picor de garganta. Me apoye sobre el capo de un coche y fije mi vista en la puerta del centro comercial. Todo parecia normal allí dentro, las luces permanecían encendidas y alguna que otra persona pasaba lentamente de un lado al otro con las compras en las manos. Llegue a pensar que estaba alucinando.

*Plop*

Retrocedí hasta chocar con el coche de atras cuando Lucas apareció sentado sobre el capo del coche en el que me habia apoyado. Estaba sonriente, con la extraña serenidad que portaba habitualmente. Era la persona mas tranquila que conocía. Relajada y siempre sonriente podia llegar a embarcarte en la mas grande de las aventuras sin que te dieras cuenta, ya que su alegria contenida tapaba cualquier crimen que pudiera llegar a cometer. Se quito el polvo de los pantalones y volvio a fijar su vista en mi.

*Es dificil encontrarte hermano, llegue a pensar que tu tambien eras uno de esos bichos* Sus saludos abituales se asemejaban a ese. Nunca decía "Hola" o "Buenos dias", si no que soltaba alguna frase sin sentido de la cual te acordabas momentos después cuando tu vida pendía de un hilo, cuando cobraba todo su sentido. *¿Bichos?...¿De que bichos me hablas?* Pregunte confundido, sentándome junto a el. Se ocupo de inspeccionar el suelo en vez de contestarme. Era muy dificil sacar respuestas concretas de Lucas, era un chico que hablaba mucho sin decir nada. Junto sus manos sobre el regazo y me miro. Pero no era su mirada vivaracha, estaba tremendamente serio. Una seriedad que jamás te esperas en un pequeño de tres años. Trague saliva, pocas veces habia visto a mi hermano a si de serio y eso no era nada bueno *Lucas......¿de que bichos me estas hablando?*

*Ya sabes.... esos bichos. Son unas figuras legendarias propias de las regiones donde se practica el culto vudú. Se trataría de un muerto resucitado por medios mágicos por un hechicero para convertirlo en su exclamo. Claro que, por extensión, ha pasado a la literatura fantástica como sinónimo de "Muerto viviente". Y probablemente por algun motivo de radioactividad o cualquier cosa relacionada con el gobierno, a las calles de nuestra ciudad*

*Y con eso me quieres deciiiiir.......*Exclame haciendo un gesto con la mano para que continuara. Era muy propio de Lucas utilizar palabras demasiado técnicas y datos de todo tipo para dar sus explicaciones. Explicaciones que una persona normal resumiría en una sola palabra.

*Zombis* Exclamo, mirándome con cierto enfado ya que no podia captar sus ideas.

*¿Zom-que?* Grite casi de inmediato, mirando a Lucas perplejo, este me devolvió una sonrisa nerviosa como si pensara que le iba a hacer algo *Lucas, no dudo de tu inteligencia, pero te sobra la imaginación..... ¿Zombies? ¡En serio!* Me baje del coche y empecé a andar de un lado a otro con nerviosismo. *Mark, no me crees* No era una pregunta, era una afirmación *No estoy bromeando hermano, ahí dentro hay zombies, y fuera tambien* Su cara expresaba la preocupacion que no se notaba en su voz. *Vale, bien, vamos a imaginar que es cierto.....* Empecé a decir intentando relajarme. *Es que es cierto Mark* Me grito Lucas *Si no te lo crees, entra ahí y compruébalo tu mismo*

Me pare en seco y cerré los ojos durante unos segundos aspirando el  aire del ambiente. Aire putrefacto con olor a podrido, luego fije mi vista de nuevo en la puerta del centro comercial. Todo parecia tan normal, aquellas siluetas lentas andando de un lado...... ¡¡¡¡Lentas!!!! Mire a Lucas asustado y este me asintió con cara de "Te lo dije". respire honde y reanude mis andares nerviosos de un lado a otro. Lucas me seguía con la mirada.*¿Donde estan mama y Charlie?* Me puse la mano en la frente y seguí caminando con impaciencia.

*No lo se, ahí dentro es todo un caos* El tono de Lucas era totalmente calmado *¿¿Sabias que los zombies corren?? Yo no sabia que corrían, en las películas nunca corren. Se debe al factor medio-ambiental, cuanto menos contaminado este el aire mas rápido van y....* Le corte cogiéndole del cuello de la camiseta *Lucas, sabes que te quiero mucho , pero ¡¡¡Cállate!!!*

*Oye, solo estaba dando datos de interés. Cuando salgas corriendo por que un zombie te persiga no seré yo quien....

*¡LUCAS! Tenemos que encontrar a mama*

*Y a Charlie*

*Si eso, a ella tambien*

Solté la camiseta de Lucas y rodee el coche hacia el centro comercial. Me quede a cien metros de la entrada, mirando a la puerta, cuanto mas me acercaba mas claro podría percibir lo que eran esas bestias y mejor podia oler su "perfecto" aroma. Oí un *plop* junto a mi y supuse que seria Lucas, pero la irritante voz que me hablo no era la de mi hermano.

*Ohhh Mark, por fin te encontré, pensaba que te habías vuelto uno de ellos* Mi hermana se habia agarrado a mi camiseta y estaba haciendo pantomimas. *Charlie, ya puedes dejar de fingir ¿Quieres?.... ¿Donde esta mama?*

*Ejem.....mama* Charlie cambio su expresión teatrera y me soltó la camiseta. Esta vez me miraba nerviosa, pero al menos con sinceridad *Mejor que no quieras ver a mama, Jeje* Exhale un largo suspiro y me tape la cara con las manos. *Tranquilo hermanito, si ella no sufre* Charlie me puso la mano sobre la espalda. 

*No en realidad, su cerebro esta muerto* Lucas apareció ante nosotros de golpe *Todo sus órganos estan muertos, lo que hace que los zombies no lo estén es por que al inyectarte su toxina en la sangre, mata todo salvo la parte carnívora de el cerebro. Por eso tienen ese ansia.....

*¡¡¡¡Lucas!!!!*Grito Charlie *No lo queremos saber*

*Esta bien chicos....Iremos-iremos a casa, a ver si Laura sigue "viva" ¿¿vale??*

Charlie y Lucas se miraron dubitativos. Al fin y al cabo seguían siendo dos niños de tres años y veia el miedo en su expresión. Pero ambos sabían perfectamente lo que tenian que hacer y en aquellas ocasiones las palabras sobraban. Los dos se agarraron a mi camiseta y con un *plop* desaparecimos de aquel aparcamiento. 

Caí de bruces en la hierba, estaba mareado. Aun no me habia acostumbrado a la tele trasportación y me sentaba tremendamente mal. En cambio Charlie y Lucas acabaron de pies sobre el césped con una tremenda agilidad digna de los gatos. *Te falta practica hermanito* Me dijo Charlie acompañándose de unas palmaditas en mi espalda. Me incorpore con cuidado y me apoye sobre la valla del jardín. Charlie y Lucas se habían metido dentro de casa. Apoyado sobre la vaya encontré el bate de beisbol con el que habia estado jugando esta mañana junto a Lucas. Un juego un tanto extraño que nos habíamos inventado aprovechando su capacidad de tele transportación. Lo cogí por si acaso me surgía la necesidad de "reventar alguna cabeza".

Y vi la oportunidad perfecta. Una silueta se me acercaba lentamente por la carretera. Levanté el bate listo para hacer el mejor Home Run de la historia pero me frene justo a tiempo de dejar inconsciente a quien no debía. A escasos centímetros de mi, justo antes de que le hundiera el bate en la cabeza me di cuenta de que no era un zombie.

*¿Luna?*

*¿Mark?*

*¡Luna! Estas viva* Moví el bate de un lado a otro feliz *Un momento....¿¿Que haces en mi jardín?? Sabes que no puedes entrar aqui*

*Pues tu madre no dice los mismo* Me lanzo un pedorreta y me quito el bate de las manos *Mi madre ya no esta para opinar* Exclame siguiéndola por el jardín con la intención de quitarle el bate. Luna se echo el bate al hombro y empezó a caminar en grandes círculos con migo por detrás *Bueno, no pasa nada, a tu hermano tambien le caigo bien* Insistió. *Siento discrepar ¿Me puedes dar el bate?*

*Déjame pensar......emmmm ¡¡NO!!*Poso el bate sobre la hierva del jardín y se apoyo en el soltándome un mas larga pedorreta. *Habia venido aqui para avisaros de los Zombies, pero como te da todo igual* 

*Aaaah, que amabilidad por tu parte, me alegra que te acuerdes de nosotros, me hace....fe-liz*

*¿¿Enserio??* Exclamo Luna, los ojos le brillaban de una forma extraña. Mientras habia entrado en su trance me acerqué a ella *No* Exclame quitándole el bate y provocando que se cayera al suelo *Jajaja, tienes que aprender a estar mas atenta, Lunita* Me puse el bate en el hombro y entre en casa por la puerta que daba al jardín, esta se levantó corriendo y se puso detrás de mi. *Me las vas a pagar*

*Bien, vamos arriba y le dices lo mismo a Charlie ¿quieres?* Empecé a subir las escaleras con ella por detrás, que se paro de golpe. *¿¿Charlie esta......a-qui?* Dijo acongojándose un poco *Claro, es su casa ¿Donde quieres que este? Vamos, se alegrara de verte, Jajajaja*

*Ahora que lo pienso, no se si mi perrito se convirtió en Zombi o no, y me.....*

*¿¿Tienes miedo?? La aventurera Luna asustada por una pequeña de tres años quien lo iba a decir*

*¡¡¡¡No tengo miedo!!!!*

*Claro que no, ni tampoco ningún perro*Exclame mirándola desde lo alto de las escaleras *¿Dime tus padres son zombis?

*Si, asi es. Tube que salir corriendo de casa, estaban tan distintos. Mi padre casi me muerde....aaiiii* Bajo la vista algo triste y se limpio una lagrima solitaria que habia decidido salir *Lo siento* Susurre * Tu madre tambien lo es ¿eh?* Afirmo.

*Yo no mencione nada de mi madre*

*Mi madre ya no esta para opinar* Exclamo Luna poniendo una voz aguda en un intento de imitar la mía *Vamos Mark, aun que tu te lo creas, yo no soy tonta ¿sabes?..... ¿Lucas esta bien verdad?*

*Perfectamente* Dije en tono amargo.

*Bueno, como no soy bien recibida aqui, me iré a buscarme la vida* Se dio media vuelta y bajo las pocas escaleras que habia subido *Espera Luna, andar por hay fuera es peligroso.... y mas si vas tu sola. Con Charlie y Lucas podremos escapar fácilmente a cualquier lado*

*Me estas diciendo que ¿me quede contigo?* Se giro sobre sus talones y me miro. *Emmmm..... ¿A si a sonado?*

*Si*

*Pues entonces supongo que si* Me encogí de hombros.

*Gracias* Grito subiendo las escaleras corriendo y abrazándose a mi.*De nada......¡¡Digo!! Déjame espacio vital, muestras de cariño a otro sitio* Me la quite de encima y le puse el bate sobre las manos *Toma, te hará mas falta a ti*

*¡¡¡¡¡¡MARK!!!!!!!!!* El grito de mi hermana se oyó por toda la casa, acompañado de su presencia. En menos de dos segundos se paro ante nosotros con las manos en las caderas y mirándonos enfadada *Te dije que mantuvieras a esos dos pequeños sicópatas alejados de mi... ¿¿Que se supone que estan diciendo ahora?? Nunca entiendo a Lucas*

*Bienvenida al club.......Laura, lo que te estan diciendo esta vez, no es ninguna broma*

*Enserio quieres que me crea que unos bichos muertos, o....o lo que sean*

*Zombis*

*¿¿Zom-que??* Laura puso su cara de no entiendo lo que dices y se cruzo de brazos. *Mira, resumiéndolo un poco, no se como ni por que, nos hemos metido en la mitad de una invasión de "Muertos-vivientes" y tenemos que irnos por que si  no te comerán el......Emmmm, por que son maaaalos*

*Ni no haciéndoos caso me libro de los problemas*

6 comentarios:

  1. me he leido la mitad y estaba muy no me cae bn laura jjje mañanan sigo porke es muy largo haber si piones lo de los seguidores para seguirte besos

    ResponderEliminar
  2. oh me ha encantado me puedes deci la edad de cada uno me gusta mucho mark y Luna ke kukis besoos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, aqui te dejo:

      Mark: 10 años
      Charlie y Lucas: 4 años
      Laura: 16 años
      Luna: 11 años

      Eliminar
    2. gracias me encantan tus dibus

      Eliminar
  3. me encanta como dibujas y la historia es buenisisma

    ResponderEliminar